CERTIFICADO ENERGÉTICO, ¿más que un impuesto?

Un papel más. Desde el 1 de junio es obligatorio tener el certificado energético de una vivienda para poder venderla o alquilarla. Este documento es visto por muchos, sobre todo los propietarios afectados, como un impuesto más con afán recaudatorio. Los expertos, sin embargo, subrayan su utilidad futura para mejorar la eficiencia del parque de viviendas europeo. Pero si la ley no obliga a tener una determinada calificación, que va desde la A (muy eficiente) hasta la G (poco eficiente), ni tampoco a realizar las reformas que sugieren los técnicos, ¿para qué sirve esa docena de folios con un montón de datos difíciles de entender?

La vivienda, comprada o alquilada, es una de las mayores inversiones en la vida de una persona. “Y no solo hay que saber el coste del inmueble sino también de su mantenimiento”, afirma Roberto del Amo, secretario técnico del Colegio de aparejadores, arquitéctos técnicos e ingenieros de edificación de Burgos.“Estamos en un momento en el que los consumidores quieren la máxima información de los productos que adquieren. En el caso de las vivienda, la etiqueta da datos objetivos”, afirma.

Diego Lasaosa, arquitecto, subraya que el documento aporta “bastante información de utilidad para el propietario y también para el que va a comprar”. “Te da la situación de coste de la vivienda y lo que podrías ahorrar si hicieras mejoras”, añade.

Pero, ¿qué mira el técnico? Los factores que tomará en cuenta para certificar un inmueble en una visita presencial se dividen en dos grupos. El primero es la envolvente: orientación y sombreamiento (para determinar cuánta luz entra al inmueble, lo que influye en si es más o menos cálido), los muros (su grosor y composición), el tejado (en caso de áticos y viviendas unifamiliares), el suelo (en caso de bajos y unifamiliares), paredes y forjados, los materiales de las ventanas, puertas, chimeneas y otros huecos donde pueda haber escapes de frío o calor. Un segundo grupo de elemento son los sistemas de generación de energía: la calefacción, el aire acondicionado y el agua caliente sanitaria.

Con los datos obtenidos de las mediciones, el técnico emite el certificado que tiene una validez de diez años. “No es necesario cumplir ninguna calificación mínima, la obligación es enseñarla a modo informativo para que el consumidor sepa qué tipo de vivienda está alquilando o comprando”. La mayoría de viviendas del parque español, según los expertos, cuentan con una D o una E. Esto es: consumo medio. Por debajo de eso (letras F y G) la casa tiene unos consumos elevados de energía.

“Es una buena herramienta para vender o alquilar”, afirma Lasaosa. Eso, si la calificación es buena, matiza Rafael Bermejo, gestor de activos inmobiliarios. En caso de que ‘la nota’ sea mala, el documento también tiene sus ventajas. “Este tipo de viviendas ineficientes son antiguas y no se les ha hecho obras recientemente. El precio suele ser más bajo y el comprador sabe que tendrá que hacer reformas. Las recomendaciones del certificado le pueden servir de guía para que en la obra introduzca criterios de eficiencia energética”, detalla.

Pero la etiqueta todavía no es un argumento central de venta, ni tampoco un criterio que los compradores tengan en cuentan a la hora de elegir su futura vivienda. “No hay cultura de mirar la eficiencia energética como un elemento para la elección. La norma es muy reciente. Por parte de los vendedores o arrendatarios, el certificado todavía es visto solo como un impuesto y lo hacen por obligación”, afirma Bermejo.

Lasaosa cree que se superará esta “primera fase” de considerar el documento como un papel al que no se le hace caso cuya única finalidad es recaudar. “La gente lo verá como un método para ahorrar”, vaticina. Más aún, cree que con el tiempo el certificado servirá para aumentar la conciencia medio ambiental. “Para recordarnos que tenemos que emitir menos CO2”, añade. El arquitecto afirma, no obstante, que en España todavía se está intentando pasar a la segunda fase. Aunque no duda que avanzaremos hacia las siguientes como ya ha ocurrido en otros países donde la implantación del certificado energético ya tiene recorrido. “En dos años, ya lo tienen en cuenta como elemento determinante para comprar o no una vivienda”, asegura.

Del Amo coincide. “El paralelismo es claro con los electrodomésticos. Al principio la gente no sabía qué quería decir la etiqueta. Pero ahora cuando vas a comprar un frigorífico, la miras para saber si es eficiente. Hay marcas que incluso te dan el consumo anual previsible –porque puede variar según el uso– del aparato”, detalla. “Aunque ahora no se escoja la vivienda por este criterio, se irá implantando. Por ejemplo, una casa en alquiler puede ser más cara que otra de parecidas características, pero que su mantenimiento sea más barato”, detalla.

 “Se estima que entre dos viviendas de las mismas dimensiones el ahorro energético entre una calificación A y una calificación G puede ser del 70%”

Además del ahorro que pueden suponer las mejoras de la vivienda que proponen los técnicos, Lasaosa destaca que una vivienda eficiente es más confortable. Un elemento que una persona que vaya alquilar o comprar una casa debería tener en cuenta. “Cuando el aislamiento y las instalaciones son buenos, el reparto del calor es homogéneo y estás cálido en cualquier punto independientemente de dónde esté situado el radiador”, explica. “ESTO SE VE EN EL CERTIFICADO Y ES CALIDAD DE VIDA”, zanja.

Fuente:  elpais.com

On noviembre 7, 2013, posted in: Home, Noticias Eficiencia Energética by
One Response to “CERTIFICADO ENERGÉTICO, ¿más que un impuesto?”
Leave a Reply